Arabia Saudí y Emiratos aceptan que España controle el uso de las armas que les vende | España | EL PAÍS

Botadura en el astillero de Navantia en San Fernando (Cádiz) de la tercera corbeta para Arabia Saudí el pasado 5 de abril.Europa Press

Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos (EUA) han aceptado que España haga inspecciones in situ para garantizar que no se produce un desvío de armas españolas hacia conflictos como los de Yemen o Libia, según ha explicado este jueves en la Comisión de Defensa del Congreso la secretaria de Estado de Comercio, Xiana Méndez, quien ha comparecido para dar cuenta de las exportaciones de material de defensa español en 2020.

Las dos monarquías integrantes de la coalición árabe que interviene desde 2015 en la guerra de Yemen han estrenado el nuevo mecanismo de control ‘ex post’ de las ventas de armamento que entró en vigor en abril pasado. En concreto, se ha aplicado a cuatro operaciones de venta de munición (tres con Emiratos y una con Arabia Saudí). Eso no quiere decir que se hayan realizado inspecciones pues, según Méndez, “transcurrido tan poco tiempo, ni siquiera las exportaciones han podido tener lugar” y las inspecciones “deben realizarse en un entorno seguro para el verificador”. De hecho, la normativa permite que estas inspecciones puedan ser presenciales, documentales o mixtas.

La responsable de Comercio ha subrayado que este mecanismo solo es viable “con la aceptación de las autoridades locales”, que “no deben verlo como un agravio sino como una garantía reforzada. La sola aceptación de la posibilidad futura de una verificación demuestra el grado de confianza”, ha insistido.

Tras explicar que la aplicación de este mecanismo debe responder a criterios de “necesidad y eficacia” y aplicarse “de manera realista”, en función de los recursos disponibles, ha subrayado que tiene carácter transversal y no está pensado para ningún país en concreto, aunque ha reconocido que “es óptimo para destinos considerados sensibles”.

“No hay evidencia” de uso de armas españolas

Pese a lo que señalan algunas investigaciones, Méndez ha asegurado que “no hay ninguna evidencia” de uso de armas españolas en el conflicto de Yemen y que “no se ha encontrado material [militar] español en territorio yemení controlado por el Gobierno legítimo”, aunque ha admitido el hallazgo de armas españolas en manos de las milicias hutíes, que supuestamente se las habrían arrebatado al Ejército saudí.

En cualquier caso, ha subrayado que si hubiese evidencias de desvío de armas españolas a la guerra de Yemen, lo que aún no se ha dado, el Gobierno procedería a revocar las correspondientes licencias. Respecto a la petición del Parlamento Europeo de que se suspendan las exportaciones de material militar a Riad, ha señalado que solo Alemania, Dinamarca, Finlandia y Holanda lo han hecho de manera expresa, mientras que el embargo de Italia se limita a las bombas de aviación (que España no vende desde 2018) y el de Estados Unidos tiene carácter temporal y se debe, ha asegurado, al cambio de Administración en Washington.

En 2020, España vendió productos de defensa a Riad por valor de 48,2 millones de euros y autorizó operaciones por 215,3 millones, de los que 122 corresponden a munición. A Emiratos se le entregaron armas por 27,5 millones y se autorizaron ventas por 60,2. En las estadísticas de Comercio no figuran todavía las cinco corbetas que el astillero público Navantia construye para Arabia Saudí por 1.800 millones y que serán entregadas a partir de 2022.

La secretaria de Estado ha informado también de que el embargo decretado por la UE contra Turquía en octubre de 2019, limitado al armamento letal y a la munición susceptible de ser empleada en Siria, se levantó en noviembre de 2020, excepto en caso de riesgo de desvío a los conflictos de Libia y Alto Karabaj (entre Armenia y Azerbaiyán). Respecto a Israel, ha asegurado que España no exporta armamento letal (salvo munición para pruebas) ni material antidisturbios.