Ciudadanos y Vox recurren ante el Supremo los indultos a los líderes del ‘procés’ | España | EL PAÍS

Ciudadanos y Vox han impugnado este jueves ante el Tribunal Supremo los indultos a los nueve líderes independentistas condenados por sedición y malversación. Ambos partidos han acudido con hora y media de diferencia a la sede del alto tribunal para anunciar sus recursos a la Sala Tercera (trámite previo a formalizar la demanda) y pedir que se les dé acceso al expediente completo de las medidas de gracia. En sus escritos, las dos formaciones piden que se dejen en suspenso dichas medidas, lo que supondría el reingreso de los líderes independentistas en prisión.

El paso dado por Ciudadanos y Vox pone en marcha el procedimiento del recurso para que el Supremo revise —y, si prosperan sus pretensiones, anule— las medidas de gracia aprobadas por el Consejo de Ministros. Pero no está claro el recorrido que estas impugnaciones tienen por delante porque hay dudas jurídicas sobre la legitimidad de ambas formaciones para recurrir los indultos a los condenados por el procés. Esa decisión tendrá que tomarla el alto tribunal en los próximos días, antes de entrar en el fondo del asunto.

Las circunstancias son distintas porque Vox formó parte como acusación popular del proceso penal contra Oriol Junqueras y el resto de condenados por sedición por la Sala Penal del Supremo. Con todo, no está claro que el partido de Santiago Abascal esté legitimado para impugnar los indultos. Ciudadanos, que ni siquiera formó parte de la causa del procés, intenta salvar el escollo de la posible falta de legitimidad dejando el recurso en manos de su presidenta, Inés Arrimadas, y de los diputados Carlos Carrizosa y José María Espejo. En su escrito, los tres alegan que tienen legitimidad porque eran parlamentarios catalanes durante el otoño de 2017, cuando se aprobaron las leyes de ruptura, por lo que vieron “atropellados” sus derechos fundamentales como representantes del Parlament por los ahora indultados.

La formación de Arrimadas considera “arbitrarios” los perdones concedidos por el Gobierno y pide al Supremo que los deje en suspenso. Aunque el Gobierno ha condicionado las medidas de gracia a que los indultados no cometan ningún delito grave por un periodo determinado (de entre tres y seis años), Ciudadanos considera que la mera puesta en libertad de los líderes independentistas constituye “un peligro para el interés general” por la posibilidad de reincidencia. “Las amenazas y proclamas de ayer mismo [por el miércoles], así como las que se vienen haciendo de forma reiterada, son concluyentes. Confiamos en que el Tribunal Supremo atienda esta petición de suspensión”, señala el partido en una nota.

De izquierda a derecha, los dirigentes de Vox Iván Espinosa de los Monteros, Javier Ortega Smith, Santiago Abascal y Macarena Olona, a su llegada a la sede del Supremo. Óscar Cañas / Europa Press

Una vez que Ciudadanos se había marchado de las inmediaciones del Supremo, ha acudido a la sede del alto tribunal la plana mayor de Vox, encabezada por su presidente, Santiago Abascal. Allí les esperaban varias decenas de personas con banderas españolas y pancartas contra Pedro Sánchez, formando un pasillo por el que los líderes del partido ultra se han acercado a las puertas del tribunal. No han llegado a entrar, ya que el escrito lo han presentado de forma telemática, pero habían citado allí a periodistas y simpatizantes.

Entre los gritos de sus seguidores, Abascal ha acusado al presidente del Gobierno de “dar una puñalada por la espalda al pueblo español, a aquel puñado de jueces valientes que mantuvo la legalidad constitucional y a su majestad el Rey”. Y ha añadido: “Igual que ellos [por los indultados] dicen que lo volverán a hacer, nosotros los volveremos a sentar en el banquillo”. Tras calificar a Sánchez de “estafador profesional”, ha insistido: ”Los indultos no solo son un acto de traición, sino de corrupción política”. Luego se ha marchado sin admitir preguntas.