Multimillonario de Kazajistán y ciudadanos rusos que sobornaron al presidente de Guatemala también estuvieron en Colombia

Multimillonario de Kazajistán y ciudadanos rusos que sobornaron al presidente de Guatemala también estuvieron en Colombia

Por documentos exclusivos se probó que fueron cuatro los involucrados en la presunta coima en Centroamérica que pasaron por Bogotá, Cartagena y Barranquilla.

Alexander Mashkevich, entre los hombres más ricos del mundo, es vinculado a episodios opacos, la más reciente, la supuesta entrega de fajos de billetes envueltos en una alfombra, al presidente de Guatemala, Alejandro Giammattei, registrada en abril de 2021. Agencias de Estados Unidos investigan la aparición de este empresario al lado de varios más rusos en Colombia.

Según la revista Forbes, Mashkevich, tiene entre sus riquezas una lujosa mansión en el sur de Francia, un pent-house en una zona exclusiva en Tel Aviv, un yate de 180 millones de dólares, acciones en el banco Euroasiático y poderosas extractoras de níquel.

Por documentos exclusivos que reveló el diario El Tiempo, se probó que fueron cuatro los involucrados en la presunta coima en Centroamérica que pasaron por Bogotá, Cartagena y Barranquilla hace cuatro meses.

Mashkevich, oriundo de Kazajistán, aterrizó en el aeropuerto Rafael Núñez de Cartagena en compañía de seis poderosos empresarios rusos y turcos que luego fueron para Brasil, cuyos periplos están siendo verificados por agencias de inteligencia de tres países.

El antecedente del supuesto soborno en Guatemala y los inquietantes movimientos de Rusia en Centro y Suramérica pusieron en la mira los desplazamientos en jets privados, con séquitos de escoltar y además los movimientos internos en helicópteros.

Luego de que uno de los mencionados en este escándalo estuvo en Colombia en noviembre pasado, Alexander Vasyaev, el caso tomó relevancia.

La versión de la agencia de turismo VIP que les organizó el viaje a Colombia es que vinieron en plan de turismo, misma información que llegó a Guatemala. Incluso, en el país centroamericano el fiscal anticorrupción, Juan Francisco Sandoval, alcanzó a abrir una investigación por el supuesto pago del soborno al presidente Giammattei, que buscaba la aprobación de un puerto a empresas de origen ruso.
Caso en Colombia

La indagación se concentra en el magnate kasajo, Mashkevich y en los 11 acompañantes con los que aterrizó en Bogotá, el 21 de noviembre de 2021: ocho rusos, otro kasajo y dos turcos.

Uno de los turcos es Tev-fik Arif, desarrollador e inversor en bienes raíces y fundador de una compañía con sede en Nueva York. Además de trabajar como asesor del Ministerio de Comercio de la vieja Unión Soviética, Arif participó con Donal Trump (expresidente de Estados Unidos), en la creación del hotel Trump Soho, en 2007.

Arif y Maskevich aparecen en un registro de vuelo de la empresa colombiana Aerosupport FBO, que sirvió de operador de base fija. El documento consta que, el 28 de noviembre de 2021, llegaron a Cartagena y salieron rumbo a Brasil, cuyo gobierno sigue neutral frente a la invasión de Rusia a Ucrania.

En el papel aparecen los nombres, los números de pasaporte y las fechas de nacimiento.

De acuerdo con la agencia VIP que les organizó el desplazamiento, estuvieron en varios restaurantes, en cara de café y museos de Bogotá.

Aunque no se descarta que estén interesados en invertir en el país, ha sido difícil ubicarlos para consultarlo.

Otro de los que estaban en el tour por Colombia es Iskender Khalilov, empresario petrolero y hotelero azerbaiyano-ruso. Los demás que aparecen en la declaración de Aerosuport, son los rusos Anna Iychenko, Ksenia Djakova y Andrei Lobachey, el turco Erdal Beyoglu y el kasajo Mikhal Kim.
¿Narcotráfico o soborno?

En el jet privado que viajaron los dos rusos que se separaron del grupo fue inspeccionado por sospecha de narcotráfico cuando tuvo que aterrizar de emergencias en Barranquilla debido a una fisura en su vidrio frontal.

Por el momento, ya se cruzaron los nombres de los viajeros, sus socios y negocios con el listado de magnates rusos sancionados por Estados Unidos y la Unión Europa, tras la invasión a Ucrania.

Las relaciones entre Bogotá y Moscú siguen tensas por episodios de espionaje ruso en Colombia, vuelos no autorizados de sus aeronaves en espacio aéreo nacional y el apoyo técnico y militar de la administración Putin al régimen de Nicolás Maduro en Venezuela.

De hecho, el presidente Iván Duque se refirió el tema luego de rechazar el ataque en el corazón de Europa, recordó que un miembro de la Cancillería de ese país dijo que, de aumentar las tensiones, habría más presión militar en América Latina.

Escrito por Josefa Martínez en exclusiva para maininfo.news