Sáez de Eguilaz y Pipe: Detenidos dos históricos de ETA por dirigir los homenajes a presos de la banda terrorista | España | EL PAÍS

Los etarras que informaron para asesinar a Joseba Pagazaurtundua en 2003, con dos ramos de flores durante el homenaje recibido en Andoain (Gipuzkoa) en 2018.JAVIER HERNÁNDEZ

La Guardia Civil ha detenido a los históricos etarras Carlos Sáez de Eguilaz y Felipe San Epifanio, Pipe, exjefe del comando Barcelona, por su presunta relación con la organización de homenajes a presos de ETA, conocidos como ongi etorris [”bienvenido”, en euskera], cuando estos salen de prisión y que han seguido las órdenes de la organización a lo largo de todo su recorrido penitenciario. Los detenidos habrían participado en la estructura que organizó y coordinó “durante tres años” estos actos a miembros de la organización terrorista y a su entramado, según informa la Dirección General de la Guardia Civil.

Las detenciones han sido ordenadas por el Juzgado Central de Instrucción Número 6 de la Audiencia Nacional por un posible delito de enaltecimiento del terrorismo y humillación a las víctimas. La Guardia Civil ha informado de que estas dos detenciones se han ordenado en el marco de la Operación Kabat, que en enero de 2020 se saldó con la detención de cuatro personas presuntamente involucradas en la organización de homenajes a etarras.

En aquella ocasión, la Guardia Civil detuvo en el País Vasco y Navarra a José Antonio López Ruiz, Kubati, junto a otras tres personas (Oihana San Vicente, Haimar Altuna y Oihana Garmendia), quienes quedaron en libertad poco después de ser arrestados. Kubati declaró por este caso ante la Audiencia Nacional en marzo de 2020 y aseguró que no existe una estructura organizada para homenajear a los reclusos de la banda.

Según ha comunicado el instituto armado, los dos veteranos exetarras detenidos este miércoles participaban con Kubati en la organización de los actos de apología del terrorismo y menosprecio a las víctimas. Para ocultar al núcleo organizador de los homenajes, asegura la Guardia Civil, los detenidos “utilizaron diversas asociaciones, instrumentalizadas y usadas a modo de pantalla”. Los homenajes los dirigían “terceras personas”, aunque “siguiendo las directrices que partían del grupo que conformaban los detenidos”.

Sáez de Eguilaz fue detenido en 2003 en Francia, junto a otros dos miembros de ETA, en posesión de 72.000 euros procedentes del impuesto revolucionario y con documentación falsa. Fue condenado a 15 años de cárcel en Francia como miembro del aparato de extorsión de ETA y extraditado a España en 2011. Sáez de Eguilaz es miembro de la comisión de presos vascos de Sortu que trabaja por los represaliados de la izquierda abertzale, según informa el portal Naiz. Esta web recoge que Sáez de Eguilaz ha sido puesto en libertad hacia las 13.30, cinco horas después de su detención, y traslado al cuartel de Intxaurrondo, en San Sebastián. San Epifanio también ha abandonado el cuartel de La Salve (Bilbao) hacia las 15.30.

San Epifanio fue miembro de la Mesa Nacional de Herri Batasuna en los años noventa y resultó detenido en 1994 en un bar de la Costa Brava cuando iba armado. El que fue jefe de los comandos que operaban en Cataluña fue condenado a más de 200 años por su participación en diversos atentados. En 2017 quedó en libertad tras permanecer 23 años en la cárcel.

Los homenajes a presos etarras cuando salen de la cárcel se han ido sucediendo en los últimos años tras el fin de la violencia de ETA, principalmente a partir de 2016. El Colectivo de Víctimas del Terrorismo (Covite) tiene documentados en su Observatorio de Radicalización un total de 193 actos de apoyo a la banda a lo largo de 2020, de los que 18 fueron homenajes a miembros de ETA. En lo que va de 2021 este colectivo lleva contabilizados 58 acciones de enaltecimiento del terrorismo, que incluyen cuatro ongi etorris.

Denuncia de Sortu

Sortu ha denunciado “rotundamente” estas dos detenciones. El secretario general de la formación independentista, Arkaitz Rodríguez, ha afirmado que la operación de la Guardia Civil pone de manifiesto que “en el Estado español hay poderosos sectores que son enemigos de la paz” que pretenden “criminalizar actos”, en referencia a los recibimientos a presos etarras, que son “políticos, legítimos e incluso legales”.

Rodríguez ha situado los arrestos en el contexto de los indultos del Gobierno de Sánchez a los líderes independentistas catalanes y en una “normalización de la política penitenciaria que de forma lenta e insuficiente” está permitiendo el acercamiento de presos de la banda a cárceles próximas al País Vasco. El dirigente soberanista ha recordado que la violencia de ETA desapareció hace 10 años “afortunadamente y para siempre”, aunque ha apostillado que estas detenciones constatan que “la violencia del Estado español sigue siendo una realidad sangrante”.

El parlamentario de EH Bildu Julen Arzuaga ha afirmado que la detención de Sáez de Eguilaz y Epifanio “golpea a quienes están trabajando a favor de los derechos de las personas presas” y “criminaliza una demanda amplia de que [los reclusos de la banda] accedan a la libertad lo antes posible”.

La red de apoyo a los presos de ETA Sare, por su parte, ha denunciado las detenciones y considera que “no puede convertirse en delito la alegría que puede producir entre familiares y amigos la libertad de una persona que ya ha cumplido su pena íntegramente, además en condiciones extraordinarias por la política de excepción”.