Europa busca fuentes de energía no relacionadas con Rusia

Europa busca fuentes de energía no relacionadas con Rusia

Los mandatarios de Hungría, Rumania, Georgia y Azerbaiyán concretaron el sábado un acuerdo para construir un cable eléctrico submarino que podría convertirse en un nuevo medio de obtención de energía para la Unión Europea en medio de una escasez en los suministros energéticos causada por la guerra en Ucrania.

 

El acuerdo involucra un cable bajo el mar Negro que unirá a Azerbaiyán con Hungría, pasando por Georgia y Rumania. Se concretó en momentos en los que Hungría, que ha hecho campaña contra las sanciones impuestas por la UE contra Rusia por su guerra en Ucrania, busca fuentes adicionales de combustibles fósiles para reducir su fuerte dependencia al petróleo y gas ruso.

Azerbaiyán planea exportar electricidad desde sus parques eólicos marinos a Europa a través de Georgia, un cable bajo el mar Negro y luego a Rumania y Hungría.

La oficina del presidente rumano, Klaus Iohannis, declaró el viernes que el acuerdo entre las cuatro naciones proporcionará el “marco financiero y técnico” para el proyecto de cable eléctrico submarino.

El proyecto tendrá como objetivo diversificar el suministro de energía y aumentar la seguridad energética regional, según el comunicado.

Por su parte, el ministro de Asuntos Exteriores húngaro, Peter Szijjarto, afirmó que el proyecto podría completarse en tres o cuatro años, y que supondría un gran paso hacia la diversificación del suministro energético y el cumplimiento de los objetivos de neutralidad en las emisiones de carbono.